El Periódico entrevista a Teresa Ribalta, Directora General Adjunta de la Fundació Orienta

Teresa Ribalta comenta que “Los psicólogos y psiquiatras tenemos que salir más de los despachos y dirigirnos directamente a los jóvenes y sus familias“; necesitan información para saber qué hacer cuando no pueden gestionar las emociones ellos mismos y tienen que pedir ayuda.

Normalizar las enfermedades mentales

La Fundació Orienta realiza acciones enfocadas a que los niños y jóvenes “pierdan el miedo a ir al psicólogo”, como el programa “Salud y Escuela”, que desplaza a enfermeras en las escuelas para interactuar directamente con los alumnos de manera más directa y personal.

La detección precoz, una tarea pendiente

Las visitas a centros de salud mental van aumentando anualmente, este hecho demuestra que “las familias le están perdiendo miedo y no tienen tantos inconvenientes en hacer una consulta”, pero certifica asimismo que el problema es que lo hacen “demaseado tarde, cuando el problema es ya muy evidente”.

Así, Ribalta manifiesta que se encuentran casos de “chicas con anorexia que llegan cuando están con un peso muy bajo y no cuando empiezan a tener problemas con la alimentación. Y lo mismo ocurre con las depresiones: algunos ya se han autolesionado o tienen ideas suicidas, síntomas graves que podrían haberse impedido”.

Desde la Fundació Orienta inciden en la necesidad de desarrollar más campañas e iniciativas dedicadas a promocionar la salud mental y informar a las familias y a los propios adolescentes, para que se puedan detectar estas patologías de manera más precoz, lo que hará más fácil una posible cura.

Entrevista