El test de la Persona bajo la lluvia y las situaciones traumáticas en niños y adolescentes

Rosa Agulló, Mariona Alcampel y Berta Vila

 

RESUMEN

El test de la Persona bajo la lluvia es una prueba proyectiva gráfica utilizada en la práctica de la psicología clínica infantojuvenil. El objetivo del estudio ha sido relacionar los indicadores más específicos de esta prueba con la presencia de situaciones traumáticas en la vida de los niños y adolescentes. La muestra la integraron 39 personas entre 4 y 15 años en el momento de la administración del test. De ellos 19 eran niñas y 20 niños, todos ellos usuarios de los Centros de Salud Mental Infanto-Juvenil de Gràcia, Sant Andreu y Montcada i Reixach (Barcelona). Los resultados obtenidos muestran una relación de dependencia entre la variable “presencia de lluvia” y la variable “presencia de situaciones traumáticas”. También se estudió si existe alguna relación entre los indicadores relacionados con el sistema defensivo de cada participante y la existencia de situaciones traumáticas. PALABRAS CLAVE: test de la Persona bajo la lluvia, situaciones traumáticas, niños y adolescentes.

ABSTRACT

THE DRAW A PERSON IN THE RAIN TEST AND TRAUMATIC SITUATIONS IN CHILDREN AND ADOLESCENTS. The Draw a Person in the Rain Test is a graphic projective test used in clinical psychology with children and adolescents. The aim of this study was to relate the most specifi c indicators of this test to the presence of traumatic events in the lives of children and adolescents. The participants were 39 individuals, between 4 and 15 years of age at the time of test administration; 19 were girls and 20 were boys. All of them were assisted at Child and Adolescent Mental Health Centres, of the Fundació Eulàlia Torras de Beà (FETB), in Gràcia, Sant Andreu and Montcada i Reixach (Barcelona). The results obtained show a dependent relationship between the Draw a Person in the Rain Test and the presence of traumatic events in the lives of the children and adolescents tested. The potential relationship between the defensive system of each participant and the traumatic event has also been studied. KEY WORDS: Draw a Person in the Rain Test, traumatic events, children and adolescents.

RESUM

EL TEST DE LA PERSONA SOTA LA PLUJA I LES SITUACIONS TRAUMÀTIQUES EN NENS I ADOLESCENTS. El test de la Persona sota la pluja és una prova projectiva gràfica utilitzada en la pràctica de la clínica infantojuvenil. L’objectiu de l’estudi ha estat relacionar els indicadors més específics d’aquesta prova amb la presència de situacions traumàtiques en la vida dels nens i adolescents. La mostra la van integrar 39 subjectes d’edats compreses entre 4 i 15 anys, en el moment de l’administració del test. Dels quals 19 eren nenes i 20 nens, tots ells usuaris dels Centres de Salut Mental Infanto Juvenil) de Gràcia, Sant Andreu i Montcada i Reixach (Barcelona). El resultats obtinguts mostren una relació de dependència entre la variable Presència de pluja i la variable Presència de situacions traumàtiques. També s’ha estudiat si existeix alguna relació entre els indicadors relacionats amb el sistema defensiu de cada participant i l’existència de situacions traumàtiques. PARAULES CLAU: test de la Persona sota la pluja, situacions traumàtiques, nens i adolescents.

Ante el deseo de incorporar al equipo de la Fundación Eulàlia Torras de Beà (FETB) nuevas herramientas de diagnóstico facilitadoras de la detección de situaciones traumáticas o de carencias importantes vividas en la infancia nos propusimos el estudio del test de la Persona bajo la lluvia, prueba proyectiva gráfica poco usada en nuestra institución, aunque de uso frecuente en el ámbito del psicodiagnóstico que, a la vez, carece de estudios que muestren su eficacia estadística. Este trabajo es un estudio piloto que trata de relacionar los indicadores más específicos de la prueba: lluvia, rayos, nubes, charcos y paraguas, con la presencia de situaciones traumáticas en la vida de los niños y adolescentes que han llegado a nuestra consulta y que así constan en su anamnesis.

Test de la Persona bajo la lluvia. Descripción de la prueba

Los tests proyectivos gráficos son una técnica rápida de investigación psicológica, basados especialmente en la perspectiva psicodinámica (Pont, 2012). Estos test permiten obtener en un corto tiempo información precisa sobre los diferentes niveles de funcionamiento mental. El fundamento teórico de las técnicas proyectivas es el mecanismo de proyección, por el cual externalizamos nuestros procesos afectivos e intelectuales en un material poco estructurado, como es el de un test proyectivo. Con un lápiz, una goma, un folio de papel y las indicaciones del examinador podremos acercarnos a la parte más inconsciente y menos controlada del sujeto, que constituye la base de la estructura de su personalidad.

Entre las diferentes pruebas proyectivas gráficas el test de la Persona bajo la lluvia ocupa un lugar destacado. Su autoría no está clara, ya que algunos atribuyen su creación a Arnold Abrams, mientras que otros se la adjudican a Abraham Amchin. Sea cual sea el autor, esta prueba se usa en la práctica clínica como parte de una batería diagnóstica y pretende evaluar la imagen corporal delante de una situación estresante. Por tanto, lo que aporta el test, respecto a otros, es que trata de obtener la imagen corporal del individuo bajo condiciones ambientales desagradables, tensas, en las que la lluvia representa el elemento perturbador (Hammer, 2002).

Esta prueba consiste en pedirle al sujeto examinado que dibuje una persona bajo la lluvia. El ambiente desagradable que propicia la lluvia facilita la aparición de defensas latentes que permiten ver cuáles son los mecanismos de defensa que el sujeto usa delante de situaciones de tensión. Así, el análisis del test permite acceder a conflictos intrapsíquicos, a los mecanismos de defensa, y a la estructura de personalidad del sujeto evaluado. El procedimiento que se sigue en la prueba es sencillo y rápido y, a su vez, no produce un elevado grado de ansiedad en el sujeto que debe realizarlo. Se puede aplicar a cualquier edad, tanto a hombres como a mujeres, y de forma individual o colectiva.

Los materiales necesarios para la administración de la prueba son un lápiz y una hoja de papel blanca tamaño DIN-A4, aunque no es esencial que sea este tamaño, pero sí que debe ser igual en todas las aplicaciones del test que se le hagan a un mismo sujeto.

Antes de empezara a aplicarla es conveniente establecer una cierta interacción con el sujeto para eliminar la ansiedad que provoca la propia situación de test propiciando, así, una mejor disposición del sujeto frente la prueba. En cuanto a la consigna: se da al sujeto el folio de papel blanco en posición vertical, que podrá cambiar de orientación si lo desea (hecho que ya nos indica reticencia u oposición a realizar la prueba), y se le pide que dibuje una persona bajo la lluvia. En caso de que el sujeto haga preguntas sobre cómo hacer el dibujo, Maldonado (2002) recomienda reiterar la consigna y animar al sujeto a que realice la tarea lo mejor posible y como él quiera. En ningún caso se deben dar indicaciones sobre qué elementos tienen que aparecer en el dibujo, ya que tiene que ser el sujeto quien escoja los aspectos que quiere incluir, puesto que, por ejemplo, la presencia o no de lluvia es un indicador importante de la prueba.

Respecto a la interpretación y análisis del dibujo, hay tener en cuenta tanto los recursos expresivos (dimensiones, emplazamiento, trazos, presión, tiempo, secuencia, movimiento y sombreado) como los recursos de contenido (orientación de la persona, posturas, borrones en el dibujo, repaso de líneas, tachones, líneas incompletas, detalles accesorios, vestimenta, el paraguas como defensa, la sustitución del paraguas por otros elementos, las partes del cuerpo, la identidad sexual y el dibujo de un personaje).

A pesar de la presencia de los mencionados indicadores, en el presente trabajo sólo se analizaran los indicadores específicos del test de la Persona bajo la lluvia como son: la lluvia, las nieblas o nubes, los charcos, los rayos y el paraguas.

Situaciones traumáticas

Agulló (2007) define una experiencia traumática como aquella que de forma aguda, puntual o repetitiva, y crónica interfiere en la vida de una persona y pone en peligro su evolución y su salud mental y física. Dolto (1988) añade que la experiencia traumática es una vivencia personal, de forma que cada persona reacciona de una forma distinta ante una misma experiencia, ya que las características de la personalidad, el momento evolutivo y la situación personal de cada uno tienen un papel esencial en la elaboración del impacto del trauma y en la respuesta que se le da. Así podemos entender que experiencias traumáticas que puedan parecer poco graves afecten mucho a un niño o adolescente mientras que otra situación que parezca más grave, no afecte significativamente al sujeto. Según Agulló (2007), algunas de las situaciones traumáticas que pueden aparecer en la infancia o la adolescencia son:

La separación de los padres. Se trata de una situación que afecta tanto a padres como a hijos y a la cual se suele llegar después de un periodo difícil en que la convivencia familiar se encuentra afectada. Para los niños, tal como describe Dolto (1988; citado en Agulló, 2007) significa afrontar el duelo por la pérdida de la unidad familiar, lo que puede conllevar sufrimiento, temores e inseguridades. Esta situación puede verse complicada por una serie de cambios en la vida cotidiana del niño como, por ejemplo, un cambio de domicilio o de centro escolar.

El maltrato. Se considera maltrato aquella acción u omisión por parte de los padres, cuidadores, compañeros o instituciones que privan a los niños de los cuidados necesarios. El maltrato se puede presentar de forma activa (maltrato físico, abuso sexual o maltrato psicológico), que implican el uso de la fuerza física o psicológica, o de forma pasiva (abandono físico y/o emocional).

Padres con trastornos mentales. Los trastornos mentales graves de los padres constituyen un factor traumático importante en la evolución de los hijos, alternando gravemente las relaciones interpersonales.

Por otro lado, Taylor y Weems (2009) realizaron un estudio con el objetivo de identificar qué tipos de situaciones son consideradas traumáticas para los niños y adolescentes. Estos autores encontraron que las principales situaciones consideradas traumáticas por parte de los adolescentes incluidos en su estudio fueron: i) Ser testimonio de violencia en la comunidad; ii) la violencia de entretenimiento; iii) las situaciones de separación o pérdida: iv) los accidentes de tráfico y v) la violencia en los medios de comunicación.

En el presente estudio hemos considerado como situaciones traumáticas las variables siguientes: maltrato, separación de los padres, separación del grupo familiar por emigración, bulling, adopción y vivencia en internado, presencia de violencia enfermedades con ingreso hospitalario.

Objetivos del estudio

Como ya hemos indicado, el test de la Persona bajo la lluvia es un test proyectivo gráfico poco estudiado del cual existen escasos datos sobre su uso, de manera que el objetivo de este estudio se basa en relacionar sus indicadores más específicos con la existencia de situaciones traumáticas que haya podido sufrir un niño o adolescente. Se pretende determinar su eficacia para detectar situaciones traumáticas de la población infantil que ha acude a un centro de salud mental infantil y juvenil (CSMIJ).

Así pues, las dos hipótesis que queremos comprobar a partir de la realización de este trabajo son:

  • El test de la Persona bajo la lluvia es un instrumento válido en la práctica clínica para la detección de situaciones traumáticas que puedan haber sufrido los niños o adolescentes.
  • El test de la Persona bajo la lluvia permite identificar indicadores emocionales traumáticos.

Por otro lado, dado que parte de los indicadores específicos de este test hacen alusión a las defensas que tienen los sujetos, tal como sostiene Maldonado (2002), hemos considerado interesante estudiar, además, si existe alguna relación entre estos indicadores relacionados con el sistema defensivo de cada participante y la existencia de situaciones traumáticas.

Tal como señala Pont (2012) los mecanismos de defensa suelen describirse como aquellos recursos más habituales de la persona para manejar su ansiedad, sus temores profundos, sus impulsos y sus deseos. Estos mecanismos de defensa no implican en sí mismos nada patológico, sino que son inherentes al psiquismo y al funcionamiento personal de todo ser humano. Existe un amplio abanico de estos mecanismos que van desde los más sanos a los más patológicos, según sirvan para contener ansiedades de tipo neurótico o psicótico. El carácter normal o patológico dependerá de cómo se usen, así como del grado de adecuación o no según el momento evolutivo del sujeto. Si las defensas se vuelven ineficaces, excesivamente rígidas o no adaptadas a la realidad del sujeto se podrían considerar defensas patológicas (Bergeret, 1996; citado en Pont, 2012).

En el test de la Persona bajo la lluvia la presencia de paraguas se considera como un elemento defensivo indicador de autoprotección. Así, el paraguas como defensa lo podemos encontrar de muchas maneras: abierto o cerrado, cubriendo adecuadamente a la persona, sólo la cabeza, tamaño del paraguas muy pequeño o excesivamente grande respecto a tamaño de la persona, paraguas volando por acción del viento, paraguas con agujeros. En nuestro estudio vamos a contemplar estas diferentes variables referentes a las características del paraguas para analizar las defensas del sujeto, juntamente con las variables especificas del test mencionadas anteriormente, relacionándolas con la variable presencia de situaciones traumáticas. A continuación se presenta el conjunto de variables con sus respectivas categorías.

Método

Se ha seleccionado una muestra de 39 sujetos en edades entre 4 y 15 años en el momento de la administración del test, de los cuales 19 era niñas y 20 niños. Todos ellos habían consultado por dificultades relacionadas con su desarrollo (separación de los padres, bajo rendimiento escolar, dificultades de conducta, etc.) en los CSMIJ de la Fundació Eulàlia Torras de Beà (FETB) de Sant Andreu, Gràcia y Montcada i Reixach en Barcelona. Durante el proceso exploratorio los profesionales que los atendieron consideraron conveniente la administración del test.

Como instrumentos se utilizaron los dibujos del test de la Persona Bajo la Lluvia que realizaron los participantes, la historia clínica de cada sujeto relatada por los padres en la primera consulta y la entrevista semiestructurada realizada en el periodo de exploración.

Las variables que se tuvieron en cuenta en el momento de realizar este trabajo fueron: el motivo de consulta, los indicadores de antecedentes traumáticos extraídos de la historia clínica de cada sujeto y los indicadores emocionales gráficos extraídos del test (presencia de paraguas, el paraguas cubre adecuadamente, tamaño del paraguas, paraguas abierto/cerrado, presencia de lluvia, cantidad de lluvia, presencia de nubes, presencia de relámpagos y presencia de charco).

Para el análisis de los datos se creó un sistema de categorías para todas las variables y se recogen en una tabla anterior. Dado que el número de observaciones en varias categorías fue bajo, se descartó la aplicación del la prueba χ2, y se utilizó la prueba exacta de Fisher y la prueba de Yates para las tablas de contingencia de variables dicotómicas. En los otros casos no se aplicó ninguna prueba estadística dado el escaso número de efectivos. El nivel de significación estadística fue de 0,05.

Para el cálculo estadísticos se utilizó el programa informático SPSS versión 19 (Statistical Packageforthe Social Sciences).

Resultados

Es importante destacar que de los 39 sujetos participantes en el estudio, en 30 se detectó la presencia de alguna situación traumática o de carencia importante en algún momento de su vida.

En primer lugar, la correlación entre “presencia de situaciones traumáticas” y “presencia de lluvia” fue significativa (0,049) mientras que la relación de la variable “presencia de situaciones traumáticas” con las variables “cantidad de lluvia”, “presencia de nubes”, “presencia de rayos y “presencia de charcos” no se obtuvieron resultados significativos.

En segundo lugar, las variables “presencia de paraguas”, “paraguas cubre adecuadamente”, “tamaño del paraguas” y “paraguas abierto/cerrado”, que son representativas del test de la Persona bajo la lluvia, pero que no están directamente relacionadas con la presencia de situaciones traumáticas en la vida de los sujetos, pero sí con su sistema defensivo, los resultados obtenidos al relacionarlas con la variable independiente “presencia de situaciones traumáticas” tampoco resultaron significativos (Tabla 1).

Discusión

Los resultados señalan que sólo existe una relación de dependencia entre el indicador “presencia de lluvia” y la variable “presencia de situaciones traumáticas”, que fue en significativa (0,049) en la prueba de Fisher. Así pues, de los resultados se desprende que en aquellos dibujos del test donde exista presencia de lluvia, ésta sería indicadora de carencia o situación traumática vivida por el sujeto que lo ha dibujado.

En relación al indicador “presencia de charcos” era esperable encontrar una relación de dependencia con la variable “presencia de situaciones traumáticas” ya que el propio test hace mención a los charcos como expresión de acumulación en el tiempo de perturbaciones vividas. Sin embargo no fue así en nuestro estudio.

Por lo que respecta a las otras variables (rayos, nubes) tampoco se obtuvieron significaciones inferior a 0,05 al relacionarlas con la variable “presencia de situaciones traumáticas”, por lo que no podemos decir que exista una relación de dependencia entre estas variables.

En relación a los indicadores que hacen referencia al sistema defensivo, como se ha mencionado, están relacionados con los recursos o los mecanismos de defensa que tiene o usa la persona, y que se representan en el test por la presencia o no del paraguas. Maldonado (2002) y Willis, Joy y Kaiser (2010) explican que aquellos sujetos que muestran mejores defensas contra la lluvia también se perciben como más capaces de manejar la tensión mental. Verinis, Lichtenberg y Henrich (1974; citado en Klepsch y Logie, 1982) creen que las defensas que tiene una persona ante una situación traumática estresante estarían simbolizadas en las defensas dibujadas en el test (por ejemplo la presencia de paraguas.

Por tanto es plausible pensar que tanto las personas que han sufrido situaciones traumáticas como las que no, pueden mostrar sus mecanismos de defensa en la prueba de la Persona bajo la lluvia, dibujando o no el paraguas. Esto explicaría que no se haya encontrado una relación significativa entre las variables que hacen referencia a los indicadores referentes al paraguas y la variable “presencia de situaciones traumáticas”.

Estos resultados podrían estar relacionados con el hecho de que todos los sujetos forman parte de una población clínica, que ha consultado en un servicio de psicología infantil y juvenil por dificultades diversas y que, probablemente, el motivo de consulta estaría relacionado con la poca capacidad para afrontarlas, lo que se podría traducir en mecanismos de defensa deficitarios. En definitiva, son resultados que no van en la línea de la conjetura planteada en este caso.

Conclusiones

Nuestros datos concluyen que la presencia de lluvia en el test de la Persona bajo la lluvia es indicadora de situación traumática o de carencia importante vivida por el sujeto que la ha dibujado. A pesar de ello no se puede afirmar, en general, que el test analizado sea un instrumento específico para detectar situaciones traumáticas, dado los resultados obtenidos. En este sentido conviene señalar diversas limitaciones en la realización de este estudio que, a nuestro parecer, pueden haber afectado a los resultados obtenidos:

  • La muestra estuvo integrada por un número reducido de sujetos. Los resultados obtenidos no son generalizables a toda la población infantojuvenil, además que impide dar como válido el valor de χ2, ya que en distintas ocasiones la frecuencia mínima esperada era inferior a 5, por lo que se ha aplicado la corrección por continuidad de Yates o la prueba exacta de Fisher. A esta limitación se añadiría el hecho de que la muestra la integraron exclusivamente sujetos atendidos en diversos servicios asistenciales, con el consiguiente sesgo que esto supone.
  • El número de sujetos que formaron parte de la muestra y que vivieron situaciones traumáticas no es proporcional al número de individuos que aparentemente no las han vivido (30 y 9 respectivamente). Además, hubiera sido interesante disponer de un grupo control formado por niños y adolescentes que no hubiesen consultado en dichos centros.
  • La validez del test ha sido una gran limitación. Willis, Joy y Kaiser (2010) dicen que una limitación clara del test de la Persona bajo la lluvia como herramienta en el momento actual es la ausencia de criterios normativos, lo que conlleva que la interpretación del dibujo pueda parecer poco objetiva y que, a la vez, no se puedan comparar ni evaluar los resultados en relación a criterios estandarizados u otros estudios previamente realizados. En esta línea, Pool (2007) cree que es necesaria la realización de futuras investigaciones para incrementar la validez y la confiabilidad del instrumento, ya que como exponen Willis, Joy y Kaiser (2010), este test parece ser un instrumento descriptivo prometedor, pero tanto su puntuación como interpretación de resultados deben ser objeto de una investigación más extensa.

Estos resultados nos animan a seguir el estudio riguroso del test con el fin de replicar y generalizar nuestros resultados mediante una muestra suficientemente representativa y la subsanación de otras dificultades metodológicas.

Bibliografía

AGULLÓ, R. (2007). Ante factores traumáticos. En, Torras de Beà, E (comp.), Normalidad, psicopatología y tratamiento en niños, adolescentes y familia (179-188). Barcelona: Lectio Ediciones.

DOLTO, F (1988). Cuando los padres se separan. Barcelona. Paidós.

GUÀRDIA, J; FREIXA, M; PERÒ, M Y TURBANY, J (2008). Análisis de datos en psicología. Madrid: Delta Ediciones.

HAMMER, E. F (2002). Tests Proyectivos Gráficos. Psicometria y Psicodiagnóstico. México D.F: Paidós.

MALDONADO, M (comp.) (2002). Test Persona Bajo la Lluvia. Argentina: MLM Consultoras.

KLEPSCH, M AND LOGIE, L (1982). Children Draw and Tell: An Introduction to the Projective Uses of Children’s Human Figure Drawings. New York: Brunner.

PONT, T (2012). Psicodiagnóstico diferencial con tests gráficos. Barcelona: Síntesis.

POOL, A (2007). Diagnóstico estructural a través de la prueba Persona bajo la lluvia en niños y niñas de 9 a 11 años de edad, víctimas de agresiones sexuales crónicas. PSIKHE, 16 (2), 117-128.

TAYLOR, L.K AND WEEMS, C. F (2009). What Do Youth Report as a Traumatic Event? Toward a Developmentally Informed Classification of Traumatic. Stressors. Psychological Trauma: Theory, Research, Practice, and Policy, 1 (2), 91–106.

WILLIS, L.R; JOY, S. P AND KAISER, D. H (2010). Drawa- Person-in-the-Rain as an assessment of stress and coping resources. The Arts in Psychotherapy, 37, 233-239.