El hospital de día en los planes actuales de salud mental

Guillem Homet

 

En la conferencia central de las Jornadas, el amigo y psiquiatra francés Jacques Tosquellas disertó sobre el lugar del hospital de día en el conjunto de recursos necesarios para la atención a la salud mental y especialmente en la red pública francesa, es decir, en el contexto de una psiquiatría de sector. Hizo un repaso a la importancia que supuso la reforma psiquiátrica francesa, a finales de los años cuarenta y década de los cincuenta, con la territorialización de los dispositivos y la transformación de los grandes hospitales psiquiátricos a partir del análisis y cuestionamiento de su dinámica institucional, por un grupo de psiquiatras liderados por su padre, Francesc Tosquellas, psiquiatra catalán que iniciara en el Instituto Pere Mata de Reus un movimiento de cambio en el entender los objetivos y las maneras en una institución de atención a enfermos mentales. Tras la guerra civil, Francesc Tosquellas marchó a Francia donde continuó su trabajo y propició que aparecieran las bases de la llamada psicoterapia institucional en el contexto de una psiquiatría de sector.

Jacques Tosquellas con una constante presencia en Cataluña en las anuales Jornada de Interés Psiquiátrico en Reus en que numerosos profesionales de la salud mental franceses compartían su experiencia con los profesionales catalanes, y acompañando el intenso papel supervisor que su padre ejerció durante las últimas décadas de su vida, desarrolla su trabajo en Marsella, donde es responsable de un sector psiquiátrico.

En su presentación puso de relieve la importancia de la hospitalización parcial como una unidad de hospitalización que permite al paciente seguir manteniendo su vinculación con la familia y con su entorno próximo pero poseyendo todos los recursos que una hospitalización psiquiátrica puede ofrecer, en términos de tratamiento intensivo y abarcando los distintos aspectos implicados en la enfermedad mental, desde lo biológico a lo psicológico y a lo social.

Pero principalmente permite poner el énfasis en la psicoterapia institucional, es decir, en el conjunto de los procesos transformadores que ofrece la institución, al atribuir a todas sus actividades un contenido terapéutico y donde el paciente puede participar en el sentido que la Institución adquiere para él y para la complejidad de su problemática psíquica.

La transferencia múltiple que toda institución posibilita la dota de distintas posibilidades de trabajo psicoterapéutico y la transforma en algo más que en un recinto para la contención parcial o para la dispensación de tratamientos o procedimientos propios, al entender a la enfermedad mental exclusivamente como una enfermedad de corte médico-biológico.

La posibilidad de que la institución permita la circulación de la palabra y esta se transforme en el eje principal del tratamiento pasa a tomar en consideración la subjetividad del paciente y considerar al hospital de día un recurso propicio para el tratamiento del enfermo mental grave y que pueda, una vez consolidadas las bases para este abordaje, proseguir en los recursos psiquiátricos comunitarios el abordaje multidisciplinar iniciado.

En este sentido mencionó la necesidad de que el equipo tratante mantenga un trabajo articulado y supervisado, tomando en consideración todos los elementos que se ponen en juego en cualquier acto asistencial, tanto en el personal tratado como en el tratante.

Como enseña la psicoterapia institucional, todos los actos y los movimientos en la institución tienen un sentido y este es el objeto principal de su trabajo. Ejemplificado con algunos casos, Jacques Tosquellas puso de manifiesto la pertinencia de un recurso con estas características, con un abordaje multidisciplinar y con un tiempo adecuado no solamente para la reducción sintomática sino para permitir que ocurran procesos transformadores lo suficientemente consolidados. Incide también en la necesidad del sentido que la hospitalización parcial adquiere en el conjunto de los distintos recursos asistenciales y en la necesidad de que existan nexos de sentido entre ellos.

A mi entender, la intervención de Jacques Tosquellas, minuciosa y rigurosa, con amplias aportaciones clínicas, se constituyó en un oportuno referente para delimitar los elementos que caracterizan y justifican una hospitalización de día. Bajo estos supuestos se diferencia de otras modalidades de hospitalización parcial cuyos objetivos se limiten a la aplicación de algunos procedimientos terapéuticos, que no entienden al paciente como sujeto y que no requieran equipos multidisciplinares ni la consideración del hospital de día como una institución terapéutica en sí misma. Y, evidentemente, con todas las implicaciones estructurales, metodológicas y organizativas que ello implica.