El Esceno-test familiar. Una propuesta de sistema de codificación cuali-cuantitativa

Davide Margola y Carles Pérez-Testor

 

RESUMEN

Este trabajo presenta una modalidad de administración semi-estandarizada del Esceno-test, junto con su codificación, para el grupo familiar. Los indicadores de que se compone la codificación son tanto cualitativos como cuantitativos, y tratan de asegurar la inter-subjetividad de la codificación y la validez de aplicación del mismo test. Los dos niveles de codificación pueden utilizarse por separado o conjuntamente, o simplemente pueden utilizarse algunos componentes específicos. La presentación final de un caso clínico muestra un ejemplo de la codificación con referencia particular al nivel cuantitativo e ilustra la utilización del test en el contexto de la intervención familiar. PALABRAS CLAVES: Esceno-test; codificación cuali-cuantitativa; evaluación clínica.

ABSTRACT

THE FAMILY SCENO-TEST: TOWARD A QUALITATIVE AND QUANTITATIVE CODING SYSTEM. The present work illustrates a way of administering a semi-standardized version of the Sceno-Test, together with a scoring system that was developed ad hoc within a family framework. The indices of which the coding is composed are both of qualitative and quantitative nature, and their goal is to guarantee the intersubjectivity of the scoring as well as to validate the use of the test itself. The two levels of scoring can be utilized separately or conjointly, or even some specific components can be employed. The final presentation of a clinical case exemplifies the scoring system with particular reference to its quantitative level, and it illustrates the use of the test in the context of family interventions. KEY WORDS: Sceno-Test; mixed coding system; clinical assessment.

RESUM

L’ESCENO-TEST FAMILIAR. UNA PROPOSTA DE SISTEMA DE CODIFICACIÓ QUALITATIVA I QUANTITATIVA. Aquest treball presenta una modalitat d’administració semiestandarditzada del ’Esceno-test, juntament ambla seva codificació, per al grup familiar. Els indicadors de què es compon la codificació són tant qualitatius com quantitatiu si tracten d’assegurar la inter-subjectivitat de la codificació i la validesa d’aplicació del mateix test. Els dos nivells de codificació es poden utilitzar per separat o conjuntament o simplement se’n poden utilitzar alguns components específics. La presentació fi nal d’un cas clínic mostra un exemple de la codificació amb referència particular al nivell quantitatiui il·lustra la utilització del test en el context de la intervenció familiar. PARAULES CLAU: Esceno-test, codificació qualitativa i quantitativa, avaluació clínica.

El Esceno-test apareció en el contexto de la evaluación e intervención clínica individual con niños y adolescentes, gracias a las aportaciones de la psiquiatra alemana Gerdhild von Staabs al terminar los años treinta. En este trabajo presentamos una aplicación del instrumento en el grupo familiar, novedad que viene fundamentada en las aportaciones de diversos autores (Cigoli, Galimberti y Mombelli, 1988; Fava Vizziello y Simonelli, 2004; Gandolfi y Martinelli, 1990).

En la idea original el Esceno-test tenía el objetivo de analizar las relaciones afectivas del sujeto y la acción de los mecanismos de defensa a partir de la representación escénica. En particular la atención se focalizaba sobre los traumas, las fantasías y las emociones emergentes, gracias a la modalidad lúdico-expresiva que generaba la utilización del instrumento.

La codificación original está basada en el paradigma psicoanalítico y de esta manera gran parte de la codificación se deja a la intuición del clínico. En efecto, las indicaciones presentes en el manual de referencia son escasas (von Staabs, 1971) y en cambio el mismo manual es relativamente rico en interpretaciones del contenido de la escena producida y del uso del material (1). Tres ejemplos de esas interpretaciones del contenido: 1) El empleo exclusivo de los “fragmentos de construcción” señala dificultad de relación y una situación psíquica de aislamiento; 2) La introducción de elementos característicos como el “sacudidor” o el “cocodrilo”, sugiere impulsos agresivos y 3). El “ancla” o la “vaca” se corresponde con la relación materna.

El presente trabajo quiere ofrecer indicaciones para un suministro semi-estandarizado del test y una codificación sistemática en clave familiar. La hipótesis es que la tarea conjunta que desarrollará la familia mediante el Esceno-test, permitirá emerger modalidades de funcionamiento interactivas y relacionales características de cada familia. El objetivo es analizar en sentido descriptivodiagnóstico el nivel de participación a la tarea, la repetición de secuencias y los estilos en el intercambio, además de las temáticas afectivas y simbólicas que aparecen en la interacción y la representación escénica.

En la versión original, sobre todo con niños muy pequeños, la consigna consiste en una invitación genérica a jugar, mientras que en el caso de niños en edad escolar o de adolescentes la invitación es más explícita y pide escenificar lo que les viene a la mente con la siguiente sugerencia: como un director que quiere disponer una escena (von Staabs, 1971, p. 20).

En la versión familiar que proponemos, la consigna es única: Con este material y sobre esta plataforma tenéis la posibilidad de representar vuestra familia. Vosotros decidiréis cómo hacerlo. Si queréis, también podéis hablar de ello. El tiempo a vuestra disposición es de 20 minutos (Margola y Esposito, 2008, p. 28) (2).

La consigna está dirigida al núcleo familiar con la caja del Esceno-test abierta y la tapadera-plataforma volcada, situada delante de la familia. Al final de la tarea se les pide a los familiares que expliquen lo que han construido, que precisen la identidad de cada personaje insertado sobre la escena además del sentido del material empleado. De esta manera el clínico es informado sobre todos los elementos y los personajes presentes en la escena. Esta segunda fase de la consigna, en la que se solicita el informe verbal de los familiares, es necesaria para una completa codificación cualitativa, que explicaremos en el siguiente apartado.

Otra fuente verbal es la que surge del intercambio espontáneo entre los familiares durante la ejecución de la tarea. Esta fuente, siempre y cuando haya sido oportunamente registrada y transcrita, es útil para los objetivos de la codificación cuantitativa. Precisamente el núcleo del presente trabajo es este segundo nivel de codificación, que ha sido desarrollado específicamente para codificar el Esceno-test en su versión para la administración a las familias, pero que también se puede utilizar para la codificación del material verbal recogido en otras tareas conjuntas, u otras condiciones de evaluación clínica con familias.

La codificación cualitativa

Este primer nivel de análisis concierne esencialmente al producto escénico construido conjuntamente por la familia, junto al relato final de lo que ha sido representado. Las dimensiones de que se compone la codificación cualitativa son cuatro indicadores esenciales: el espacio, el tiempo, el producto y el relato final (Tabla 1). En particular, el indicador “espacio”, se refiere al área escénica en la que se dan las interacciones y movimientos de los miembros de la familia, donde se construye la propia escena y de sus límites internos y externos. El “tiempo” se considera tanto tiempo de inicio y duración total de la ejecución, como planificación progresiva atribuida a la realización de la tarea por parte de la familia. El indicador “producto” tiene que ver con el material de la prueba desde el punto de vista de la cantidad de elementos utilizados, así como con la calidad del resultado (en términos de coherencia-incoherencia y de dinamismoestática de los elementos mismos). Y el “relato final” constituye la etapa de conclusión de la prueba y se refiere a la explicación por parte de los familiares de lo que se ha hecho durante la tarea; esto desde el punto de vista de la puesta en común del relato final y de su estructura narrativa, así como de la emoción subyacente.

Cada uno de los cuatro indicadores cualitativos se compone de tres sub-indicadores que califican y articulan el indicador de base de modo específico. Los doce sub-indicadores resultantes vienen a su vez calificados a través de un rango de codificación de tres posiciones: la central indica el funcionamiento óptimo, mientras que las otras dos posiciones indican formas diferentes de funcionamiento problemático, en el sentido de incongruente, dividido, pobre o caótico (Ver Tabla 1). Las posiciones disfuncionales pueden ser tanto la falta o pobreza, como el exceso; por ejemplo, en el caso del subindicador relativo a la duración total de la ejecución, las posiciones disfuncionales conciernen a los familiares que completan velozmente la tarea (¿una modalidad de fuga de la tarea?), o aquellos que no son capaces de concluir la prueba (¿una latente angustia del final?).

A la codificación corresponde luego una puntuación sintética de valoración dada por la suma de las posiciones disfuncionales progresivamente codificadas, a la que se atribuye una puntuación de -1. A la posición funcional se atribuye en cambio una puntuación igual a cero (0). Así, haciendo la puntuación sintética global podrá ir de un extremo máximo de -12 a un mínimo de 0. Como es fácil intuir, el rango -12<<0 indica el número de relieves disfuncionales y, especularmente, el número de relieves funcionales. Por ejemplo, una puntuación sintética igual a -3 indica que tres relieves sobre doce se colocan en una posición de funcionamiento problemático, mientras los otros 9 expresan un funcionamiento familiar adecuado. El punto de corte (cut-off) en el que consideramos globalmente funcional un producto escénico es el valor límite de -5 (Margola y Esposito, 2008).

Hay que precisar que el rango en cuestión no es capaz de decirnos solo a cuál extremo disfuncional pertenece un determinado caso en análisis, en el sentido de la falta (pobreza) o del exceso que se comentó anteriormente. Desde la perspectiva de la comparación empírica, el rango de cálculo es sobre todo útil para los objetivos de la comparación entre un grupo homogéneo de familias o entre diferentes tipos de familias. Además, aparte de la puntuación sintética, lo que cuenta en la codificación cualitativa es averiguar que agrupación de indicadores muestran una configuración problemática. Hace falta preguntarse cuáles son las áreas que determinan el valor de la codificación global, distinguiendo entre dimensiones organizativas del grupo familiar (espacio), dimensiones de gobierno del tiempo familiar (tiempo), principios de capacidad figurativa y creativa de la familia (producto) e indicadores de gestión de la comunicación (relato final).

La codificación cuantitativa

El segundo nivel de análisis puede definirse “cuantitativo” porque se presta a investigaciones sistemáticas a través del soporte de programas informáticos dedicados al análisis del contenido, además de los procedimientos de cálculo estadístico y comparación empírica (Margola y Esposito, 2008). Es precisamente en el caso de la codificación cuantitativa que la determinación de indicadores numéricos y el desarrollo de algunos gradientes paramétricos permitirán una comparación de los resultados de diferentes familias, o de diferentes características en las que, por ejemplo, queremos comparar familias clínicas por un lado y familias “normativas” por el otro.

En particular, la codificación cuantitativa está relacionada con el discurso dialógico de los miembros de la familia tal como emerge espontáneamente durante la ejecución de la tarea (en este sentido se distingue de la producción dialógica solicitada por el clínico en el relato final, útil, como se decía, al final de la primera codificación cualitativa).

También este nivel de investigación presenta cuatro indicadores esenciales de codificación, definidos como propuestas, respuestas, comentarios y orientaciones a la tarea. A este esquema de base corresponde una doble codificación, que incluye diez indicadores dialógicos simples y cinco indicadores complejos (estos últimos derivables de los dialógicos simples a través de un cálculo matemático).

Este nivel conjunto de codificación permite indagar la dimensión interactiva de los intercambios entre padres e hijos. En particular, son indagados el proceso de significación compartido, el estilo de interacción de varios miembros y la estructura familiar en su conjunto. Cada enunciado es codificado en una de las cuatro categorías de codificación principales y por lo tanto subarticulado con un indicador dialógico, que puede ser etiquetado mediante una codificación de “lápiz y papel” a través de un símbolo grafico capaz de representar el mismo indicador escrito entre paréntesis. En particular, en la categoría de las propuestas, pueden corresponder a propuestas neutrales (→) o a propuestas arbitrarias y dominantes (↓). Las propuestas pueden presentarse en forma declarativa explícita, o en forma interrogativa implícita.

A la categoría de las respuestas pertenecen tres indicadores: aceptar una propuesta ajena (=), rechazarla y descalificarla (≠), o estar en silencio frente a la propuesta misma (…).

La categoría de los comentarios se distingue de la categoría de las propuestas en cuanto se refiere a algo ya hecho y construido, en otras palabras, dichos comentarios no introducen alguna novedad sobre la escena. También éstos se articulan en comentarios neutralespositivos (⊂) o bien descalificantes (⊃). También existe el caso del comentario reflexivo personal en caso de que un miembro de la familia, en el desarrollo de la prueba, exprese un comentario en voz alta (⊄).

La última categoría de enunciados se refiere a todas aquellas intervenciones verbales en que se explicita una referencia a la tarea que la familia está desarrollando. La orientación a la tarea puede presentarse tanto en la forma de pedir confirmación o explicaciones (¿), cuánto en recordarles a los otros miembros de la familia las reglas y las instrucciones recibidas (!).

Algunas reglas de codificación permiten solucionar los casos ambiguos; sin embargo, es solamente la secuencialidad de las intervenciones la que dará razón de las codificaciones. En otras palabras, la codificación de una intervención verbal no deriva sencillamente de su contenido, sino de cómo se introduce en los intercambios verbales.

Pasamos ahora al cálculo de los cinco indicadores complejos, cálculo basado sobre la frecuencia con que ocurren los diez indicadores dialógicos principales. La Tabla 2 sintetiza los procedimientos de cómputo en relación a cada uno de los cinco indicadores. Estos últimos permiten, respectivamente, deducir el nivel de participación en la tarea de cada miembro; la actitud frente a la tarea (construir una “escena familiar”) ya sea desde el punto de vista individual, ya sea desde el punto de vista del grupo familiar; la asunción del liderazgo (positiva, negativa y total); la preponderancia de los destinatarios dentro del sistema de los intercambios verbales; y finalmente la calificación diádica y triádica (o multipersonal) de la relación familiar.

Aparte de la posibilidad de utilizarse un software, algunos simples cálculos matemáticos sobre todo las sumas (Tabla 2) junto con la utilización de tres rejillas a doble entrada, permiten conseguir una visión en conjunto de la relación familiar. La distinción en tres rejillas de la codificación cuantitativa es sobre todo útil para discriminar el nivel de análisis, pero de hecho es la tercera rejilla la más relevante porque resume las informaciones contenidas en las primeras dos. El ejemplo que expondremos está basado en esta última rejilla (Tabla 3). La primera rejilla sitúa en columnas a los emisores de los intercambios verbales y en fi las, los diez indicadores dialógicos. De este modo es posible conseguir una “instantánea” de como las diferentes intervenciones van a colocarse en las categorías de indicadores dialógicos, aparte de los destinatarios de los intercambios verbales. Por otro lado, la segunda y la tercera rejilla sitúan en columnas a los emisores de los enunciados (cada componente familiar) y en fi las a los posibles destinatarios. En este nivel es útil distinguir cada miembro, además de algunos posibles sub-conjuntos de destinatarios (como en el caso de la pareja conyugal-parental, del grupo de los hermanos o de la familia en su conjunto).

Ejemplo práctico

Mostraremos ahora un ejemplo de la tercera rejilla (Tabla 3). La rejilla se construye tras el suministro conjunto del Esceno-test a una familia compuesta por la pareja conyugal-parental y de sus dos hijos varones, de 10 y de 7 años respectivamente. El Esceno-test se propuso a esta familia en el curso de una entrevista clínica, tras una crisis familiar. Fue el psicólogo escolar quien nos derivó a esta familia, vistas las dificultades del hijo más pequeño, que presenta trastorno del aprendizaje e inadaptación al contexto escolar. Comentaremos los datos de la rejilla en función de los indicadores simples y, sobre todo, de los indicadores complejos.

En su conjunto el grupo familiar puede ser calificado en términos propositivos (prevalecer de → y de = sobre todos los otros indicadores). Esta tipología de actitud es específica del hijo primogénito (17 →; 10 =), y aparece en la narración y en el comentario reflexivo (6 ⊂; 3 ⊃). Siempre es el primogénito, esta vez en sinergia con el hermano más pequeño, quien asume una actitud focalizada en la tarea. Hay pero una diferencia en el sentido que el hijo menor se coloca comúnmente en una posición interrogante (7 ¿), mientras el mayor asume un papel de responsable de las reglas (8 !).

En lo que se refiere a la pareja parental, el padre interviene sobre la escena con una actitud arbitraria (10 ↓) sobre todo respecto a la esposa (6 ↓). Frecuentes también son sus actitudes opositoras (5 ≠; 5 ⊄). La madre es el miembro familiar más “periférico” sea en términos totales (efectúa activamente el menor número de intercambios verbales; 24), sea por la asunción de una actitud huidiza (8 …).

La modalidad colaborativa del primogénito se enfrenta a la modalidad “prepotente” del padre: el hijo mayor se propone como líder positivo, siendo el destomataro más frecuente de las intervenciones de los otros miembros (37); el padre, por contra, se propone como líder negativo y resulta de hecho el destinatario menos implicado (16). También están poco implicados también los dos padres conjuntamente (4), así como los dos hijos en cuanto sub-sistema (4).

Evaluamos ahora los intercambios dialógicos sobre el plan generacional. Para los indicadores complejos de tipo diádico notamos, por ejemplo, que ambos subsistemas familiares resultan igualmente balanceados en su interior, en el sentido que hay equilibrio entre los padres (M/P = 11; P/M = 11), y entre los dos hermanos (H/h = 20; h/H = 20). Pero si nos centramos en los indicadores complejos de tipo triádico emerge un doble “desequilibrio”. En la dirección padres-hijos hay una mayor implicación de parte de ambos respecto al primogénito (8:2 y 9:2 respectivamente para madre y padre), mientras en la dirección hijo-padres observamos como ambos hijos se dirigen de modo privilegiado a la madre (7:3 y 5:2 respectivamente por el hijo mayor y menor).

Así, las preguntas que los resultados del Esceno-test le sugieren al clínico son las siguientes: ¿el hijo más pequeño busca una posición de mayor presencia familiar? ¿Protegen los hijos a la madre de su riesgo de marginalidad? ¿Es el padre un concentrado de negatividad así como el partner ideal de la madre es el hijo primogénito? Y además, ¿la falta de éxito escolar del hijo más pequeño es el resultado de una identificación (negativa) con el padre y también de la posición (periférica) de la madre, ayudado en esto por el hijo “preferido” que el hermano mayor parece encarnar, o quizás lo asume en defensa de una crisis familiar?

Algunas de estas preguntas pueden ayudar al clínico a entender el funcionamiento de esta familia. Entre los muchos elementos que emergen de la codificación del Esceno-test será importante identificar el núcleo, el problema emergente, que nos puede guiar en la intervención. En el caso presentado, el núcleo parece referirse a la experiencia de impotencia de los diferentes miembros de la familia que lo viven de forma bien distinta: escapando de la tarea (la madre), asumiendo un papel arbitrario y en oposición (el padre), comprometiéndose y tomando una posición de liderazgo (el hijo mayor), o poniéndose en una posición de demanda de ayuda y de dependencia (el hijo menor).

Conclusiones

Como hemos tratado de mostrar, la codificación del Esceno-test en la nueva versión familiar que proponemos, consiste en una serie de indicadores que además de estar basados en el plano teórico, aspiran a garantizar la intersubjetividad del codificador y de aplicación del instrumento.

Ambos niveles de codificación, cualitativo y cuantitativo, revelan una capacidad descriptiva en sí y en tal sentido cada uno de ellos puede ser empleado autónomamente. Le corresponde al clínico la decisión de aplicar la codificación del test en su conjunto, o bien decidir si sólo explota algunos aspectos. En otras palabras, le corresponde valorar si perseguir una sola finalidad o privilegiar en cambio un acercamiento integrado.

Generalmente los clínicos tienen poca paciencia en el trabajo de obtención de datos y elementos interactivos, prefiriendo, especialmente en el trabajo con las familias, intervenir precozmente. Para nosotros el acercamiento global a la familia es un principio ético del trabajo clínico porque apunta a crear un diálogo constructivo sea entre clínicos, sea entre clínicos y familiares (Margola, 2008). Las preguntas que emergen de la aplicación del instrumento pueden en efecto ser dirigidas a los familiares mismos implicándolos en la búsqueda de sentido. Del mismo modo las preguntas emergentes de la aplicación familiar del Esceno-test pueden conducir a los clínicos a una comparación no ideológica, es decir abierta a la búsqueda de vías útiles para ayudar a las familias en sus dificultades.

Notas

  1. El material del test comprende algunos personajes dobles diferentes por género, edad y papel; trozos de construcción de madera pintada de varias formas y dimensiones; animales, árboles, fl ores; objetos de empleo cotidiano, accesorios varios, vehículos y automóviles; algunas fi guras simbólicas como el ángel y el hombre de nieve. Todo el material está contenido en una caja subdividida en compartimientos y cuya tapadera, volcada, hace de plataforma a la representación de las escenas.
  2. La versión familiar del Esceno-test conserva el carácter de plena autonomía concedido a la familia en la gestión de la tarea, tal como ocurre en el suministro individual original. En este sentido, el clínico-investigador se abstiene de sugerencias que interfieren con la tarea.

También puede eventualmente dejar el espacio donde se realiza la acción si cuenta con un espejo unidireccional. Volverá en todo caso a comentar la construcción junto a los familiares. Además es adecuado filmar en video la ejecución y fotografiar el producto final.

  1. Nos referimos, en particular, a todas aquellas técnicas de investigación que hacen referencia al “análisis de textos” y que aprovechan los llamados C.A.Q.D.A.S. (Computer-Assisted Qualitative Data Analysis Software – Software de Análisis de datos cualitativos asistido por el ordenador). A través de la utilización de algoritmos matemáticos, este software puede transformar y tratar textos escritos o grupos de códigos lingüísticos como estructuras “objetivas”, basándose en tablas de ocurrencia y co-ocurrencia. Entre éstos, destacamos como ejemplos, los software Alceste, NVivo y T-LAB.
  2. He aquí un ejemplo: la expresión “¡No eres tú!” puede ser codificada como respuesta de rechazo si es enunciada frente a una propuesta (“Este soy yo”). La misma expresión es codificada en cambio como comentario, y según las circunstancias como comentario neutral o bien como comentario descalificante, si se realizara tras una solicitud de confi rmación o explicación sobre cuánto se ha construido (“¿Este soy yo?”) (cfr. orientación a la tarea).

Bibliografía

CIGOLI, V; GALIMBERTI, C; MOMBELLI, M (1988). Il legame disperante. Il divorzio come dramma di genitori e fi gli, Milano, Raffaello Cortina.

FAVA VIZZIELLO, G; SIMONELLI, A (2004). Adozione e cambiamento, Torino, Bollati Boringhieri.

GANDOLFI, M; MARTINELLI, F (1990). Il bambino nella terapia della famiglia: una revisione sistemica dello Sceno-Test. Terapia Familiare, 34, 17-30.

MARGOLA, D (2008). Introduzione. Per una classificazione delle tecniche d’indagine clinica. En: Margola, D (comp), Tecniche psicologiche d’indagine clinica (pp. 15-24), Milano, FrancoAngeli.

MARGOLA, D (2012). Lo Sceno-Test congiunto. En: Scabini, E.; Cigoli, V. (comp), Alla ricerca del famigliare. Il modello relazionale-simbolico (pp. 323-330), Milano, Raffaello Cortina.

MARGOLA, D; ESPOSITO, L. I (2008). Lo Sceno-Test a somministrazione congiunta. En: Margola, D. (comp), Tecniche psicologiche d’indagine clinica (pp. 25-81), Milano, FrancoAngeli.

VON STAABS, G (1971). Lo Sceno-Test. Un contributo alla comprensione della problematica inconscia e della struttura caratterologica nella diagnostica e nella terapia, Firenze, Organizzazioni Speciali.