Análisis factorial y características psicométricas de la Kleinian Psychoanalytic Diagnostic Scale (KPDS)

Jaume Aguilar, Anna Fernández, Vera Campo, Josep M. Haro, Lluís Mauri, Àngels López, Olga González, Cristina Ventura, Inmaculada del Castillo, Joan García, Phillip Erdberg

 

RESUMEN

El trabajo tiene como objetivo investigar las características psicométricas de la escala Kleinian Psychoanalytic Diagnostic Scale (KPDS) a través del análisis factorial. Además se ha realizado una discusión del sentido conceptual de sus factores a la luz de algunos datos derivados de la capacidad para discriminar pacientes que pertenecen a agrupaciones diagnósticas obtenidas mediante criterios DSM-IV-R, así como de la relación con el test de Rorschach. Los resultados del trabajo sugieren una clara estructura bifactorial con una notable consistencia interna. Los ítems que cargan los dos factores obtenidos parecen tener un sentido clínico conceptualmente coherente con el modelo teórico que ha inspirado la escala. PALABRAS CLAVE: Kleinian Psychoanalytic Diagnostic Scale, test de Rorschach, análisis factorial, DSM-IV.

ABSTRACT

FACTOR ANALYSIS AND PSYCHOMETRIC CHARACTERISTICS OF THE KLEINIAN PSYCHOANALYTIC DIAGNOSTIC SCALE (KPDS). This paper studies the psychometric properties of the Kleinian Psychoanalytic Diagnostic Scale (KPDS) by using factor analysis. It reviews the scale’s ability to distinguish between DSM-IV-TR diagnoses, and also examines the relation between the KPDS and the Rorschach Test. The results suggest that the KPDS has a clear bi-factorial structure with a highly significant internal consistency. The items which correspond to each of the obtained factors bear a conceptually coherent clinical sense with the theoretical model inspiring the Scale. KEY WORDS: Kleinian Psychoanalytic Diagnostic Scale (KPDS), Rorschach Test, factor analysis, DSM-IV-TR.

RESUM

ANÀLISI FACTORIAL I CARACTERÍSTIQUES PSICOMÈTRIQUES DE LA KLEINIAN PSYCHOANALYTIC DIAGNOSTIC SCALE (KPDS). El treball té com a objectiu investigar les característiques psicomètriques de l’escala Kleinian Psychoanalytic Diagnostic Scale (KPDS) a través de l’anàlisi factorial. A més s’ha fet una discussió del sentit conceptual dels seus factors a la llum d’algunes dades derivades de la capacitat per discriminar pacients que pertanyen a agrupacions diagnòstiques obtingudes mitjançant criteris DSM-IV-R, així com de la relació amb el test de Rorschach. Els resultats suggereixen una clara estructura bifactorial ambuna notable consistència interna. Els ítems que carreguen els dos factors obtinguts semblen tenir un sentit clínic conceptualment coherent amb el model teòric que ha inspirat l’escala. PARAULES CLAU: Kleinian Psychoanalytic Diagnostic Scale, test de Rorschach, anàlisi factorial, DSM-IV. Historia y marco conceptual

Desde hace unas décadas se han ido publicando diversas escalas e instrumentos de evaluación psicoanalítica, utilizables en investigación empírica. Algunas de ellas permiten obtener perfiles estructurales psicodinámicos del paciente, en términos de pulsiones, ansiedades, mecanismos de defensa, cualidad de la relación de objeto, capacidad de alianza terapéutica, etc. (Freud, Nagera y Freud, 1965; Bellack, 1968; Weinryb y Rössel, 1991; Schneider et al., 1995; Wallerstein, 1995; Sandell, 1987). Otras se han construido con el objetivo de captar patrones de repetición y cambio psíquico (Luborsky et al., 1986; Gill y Hoffman, 1982; Schacht, Binder y Strupp, 1984; Horowitz, 1979; Jones, Cumming y Pulos, 1993; Teller y Dahl, 1986). En el año 1990 un grupo de la Fundación Hospital Sant Pere Claver de Barcelona (España), formado por psicoanalistas, psiquiatras y psicólogos con larga experiència psiquiátrica y psicoterapéutica, juntamente con el Servizio d’Igiene Mentale dell’Etá Evolutiva (SIMME 9) de Milán (Italia), desarrolló una escala diagnóstica basada en la teorización psicoanalítica de Klein (1935, 1946, 1952) y Bion (1962a; 1962b). Esta escala fue denominada Kleinian Psychoanalytic Diagnostic Scale (KPDS) y se concibió como un instrumento de evaluación basado en la teoría de la relación de objeto, con el fin de introducir la dimensión relacional e intrapsíquica –en términos de fantasía inconsciente, ansiedad y defensa– en diseños de investigación epidemiológica, psiquiátrica y psicoterapéutica. En consecuencia la KPDS intenta una aproximación diagnóstica transversal a las pautas de interacción del paciente, basada en la comprensión de los fenómenos de tipo transferencial y contratransferencial. Funciona como un instrumento capaz de ofrecer una visión global de la estructura dinámica de la personalidad, a la vez que se propone ser capaz de detectar procesos de cambio psíquico al captar las oscilaciones entre la Posición Paranoide-Esquizoide (PE) y la Posición Depresiva (PD). En la PE, según Klein (1946), la ansiedad bàsica es de carácter persecutorio y se experimenta como una amenaza al yo. Opera sobre la base de una relación de objeto parcializada y el individuo se defiende mediante fenómenos de escisión (splitting) e identificación proyectiva. En la PD, la ansiedad básica es la de dañar a las personas vinculadas afectivamente al paciente, o la versión internalizada de los mismos (Klein, 1935). En esta posición existe el reconocimiento de sentimientos ambivalentes de amor y odio dirigidos hacia la misma persona. Opera en el contexto de una relación de objeto total y supone la precondición necesaria para que se elaboren procesos de reparación basados en el amor hacia el otro. La fiabilidad entre observadores independientes para situar al paciente en una de las dos posiciones ha sido demostrada por varios autores (Aguilar et al, 1996; Hobson, Matthew y Valentine, 1998; Lanman, Grier y Evans, 2003). La KPDS fue inicialmente construida con 17 ítems agrupados en cuatro dimensiones (Anexo 1). Cada ítem puede ser puntuado de 1 a 4, siendo 1 un nivel que expresa buena integración psicológica y 4 un nivel de máxima patología. Existen puntuaciones intermedias entre ambos extremos (1,5-2,5-3,5). Cada uno de los cuatro niveles tiene criterios de orientación. Las propiedades psicométricas de la escala fueron publicadas por Aguilar y colaboradores en 1996.

Objetivos

Este trabajo se presenta como una continuación del primer estudio citado y tiene como objetivo investigar la validez interna de la KPDS a través del análisis factorial. Procedemos también a realizar una discusión del sentido conceptual de sus factores a la luz de algunos datos derivados de la capacidad para discriminar pacientes que pertenecen a agrupaciones diagnósticas obtenidas mediante criterios DSM-IV-R, así como de la relación con el test de Rorschach.

Métodos

El presente trabajo forma parte de un proyecto multicéntrico, observacional de dos años de duración. Se incluyen cuatro instituciones localizadas en Barcelona (España).

Sujetos

Un total de 87 pacientes procedentes de las cuatro instituciones integraron la muestra final. La edad oscil·lo entre 14 y 67 años (media = 28,13; SD = 12,67). Un 42,5% (N = 37) eran hombres. El único criterio de inclusión fue que cumplieran criterios para un trastorno del eje I o del eje II según DSM-IV-R. Los criterios de exclusión fueron:

  1. a) presencia de patología orgánica (como retraso mental, demencia, epilepsia, tumores cerebrales); y
  2. b) no contar con un mínimo apoyo familiar o social que pudiera comprometer la continuidad de los sujetos en el tratamiento. Se obtuvo el consentimiento por escrito de todos los participantes del estudio.

Procedimientos

Previamente al inicio del estudio, un equipo de 20 investigadores fueron entrenados en el uso de la escala. El equipo investigador estaba formado por Psicólogos o psiquiatras de orientación dinámica –algunos de ellos miembros de la Sociedad Española de Psicoanálisis, que forma parte de la International Psychoanalytic Association (IPA)–. Todos ellos cuentan con amplia experiencia en psiquiatría y psicoanálisis clínico. Los sujetos se incluyeron en el estudio secuencialmente y fueron entrevistados en cuatro ocasiones. La primera entrevista tenía lugar con el clínico del centro de atención al que acudía el paciente. En esta sesión el clínico de referencia realizaba una entrevista de evaluación rutinaria en la que se recogían aspectos relacionados con la sintomatología clínica, el diagnóstico según criterios DSM-IV-R y características sociodemográficas. Además se explicaba a los sujetos la posibilidad de participar en el estudio. Una vez que estos aceptaban, se realizaban las siguientes tres entrevistas con algun miembro del equipo investigador. El equipo investigador era ciego a la información recogida por el clínico. Las entrevistas dos y tres tenían una duración de 45 minutos cada una y se realizaron con una semana de diferencia. En ellas un miembro del equipo investigador recogía información a través de entrevistas libres que valoraban el relato dinámico del paciente. Después de estas dos entrevistas, el investigador contestaba la escala KPDS en base a la información recogida. En la cuarta entrevista, con una duración que oscilaba entre 60-90 minutos se administraba el test de Rorschach. Con el objetivo de valorar la fiabilidad interobservadores de la escala KPDS, se registró en audio las sesiones dos y tres de 25 de los sujetos. Catorce miembros del equipo investigador escucharon estas grabaciones y completaron la KPDS de cada uno de los sujetos independientemente.

Análisis estadísticos

Para valorar la fiabilidad interobservadores se aplicó el coeficiente de correlación intraclase (ICC). Aquellos ítems de la KPDS con una puntuación del ICC > 0,60 se seleccionaron para realizar el análisis factorial y son los que componen la versión reducida de la escala. Se realizó un análisis factorial principal (PFA) teniendo en cuenta las características de adecuación de la muestra mediante las pruebas de Kaiser-Meyer Olkin (KMO) y el test de esfericidad de Barlett (TEB). La rotación de los factores fue realizada por el método varimax. Se calculó la fiabilidad interna de los factores derivados del análisis factorial mediante el coeficiente alfa de Cronbach. Se realizaron regresiones lineales cuya variable dependiente fueron los factores derivados del análisis factorial y las variables independientes los ítems del Roscharch, codificados de acuerdo con el sistema comprehensivo de Exner y dicotomizados mediante fórmulas que poseen fiabilidad y validez (Viglione,1999; Hiller et al. 1999; Gronerod, 2003; Mattlar, 2004; Meyer, Mihura y Smith, 2005). El método de selección de las variables para las regresiones fue stepwise con un criterio de entrada de p< 0,1 y de permanencia de p< 0,05. Por último, con el objetivo de estudiar la relación entre los factores de la KPDS y los grupos diagnósticos del DSM-IV-R se realizó un ANOVA utilizando Sheffé post hoc para las comparacions múltiples. Los diagnósticos realizados en la primera sesión por el clínico se agruparon del siguiente modo: trastornos neuróticos (que aglutina los sujetos con trastorno de ansiedad, del estado de ánimo, de adaptación y/o de la conducta alimentaria, N = 49); trastornos de personalidad (agrupa a todos aquellos sujetos con un diagnostico en el Eje II, N = 22); y trastornos psicóticos (trastornos esquizofrénico, esquizoafectivo, esquizofreniforme, trastorno delirante y trastornos bipolares, N = 16).

Resultados

KPDS: fiabilidad entre observadores El Anexo 2 muestra los 17 ítems que conforman la escala KPDS. Los coeficientes de correlación intraclase (ICC) oscilan entre 0,35 – 0,73. Aquellos ítems que no alcanzan el criterio de un ICC > 0,60 se corresponden a los ítems 1, 2, 6, 7, 8, 12 y 13. Dada la baja fiabilidad de estos ítems se descartan para el análisis factorial.

KPDS: Análisis factorial

Antes de presentar los resultados obtenidos comentaremos los indicadores de adecuación. El test de esfericidad de Barlett (TEB) de la muestra es < 0,001, por lo que se rechaza la hipótesis nula y se considera la existència de covarianza sistemática entre las variables. El test de Kaiser-Meyer-Olkin es de 0,89, muy superior a la puntuación mínima aceptable de 0,5. Este elevado valor indica que existe una notable proporción de varianza común y por tanto el análisis factorial (AF) es un procedimiento apropiado para estos datos. Por último, el tamaño de la muestra también permite realizar el AF ya que se ha sugerido una ratio de sujetos/variables (RSV) no menor a 5 (Bryan et al., 1995). El presente estudio tiene una RSV = 8,7 (87 sujetos/10 variable). Los 10 ítems que componen la versión reducida de la KPDS reflejan una comunalidad > 0,5, que es un resultado suficientemente aceptable (Hair et al., 2001; Floyd et al., 1995). La solución factorial con rotación varimax refleja una estructura claramente bifactorial. Ambos factores explicant aproximadamente el 68% de la varianza. Con el objetivo de comprobar la independencia de los factores, se rotan mediante rotación oblimin. A pesar de que los factores reflejan una leve correlación, la solución factorial tras rotación oblimin es igual a la derivada de la rotación varimax por lo que se selecciona la solución tras rotación varimax al ser esta menos dependiente de la muestra y en consecuencia más replicable (Ronnie, 2004). El Anexo 3 muestra la saturación de cada ítem en los dos factores. Tras el estudio del significado clínico de los ítems que cargan en cada uno de los factores se decidí denominarlos como: Factor 1, «integrado-reparativo vs paranoide-esquizoide» (I vs P-S) y Factor 2 «superego flexible vs superego rígido» (FS vs RS). La fiablidad interna de los factores es de 0,94 para el F1 y 0,83 para el F2.

Relación de la KPDS con las variables Rorschach y con el DSM-IV

En el Anexo 4 se describe el sentido de las variables Rorschach utilizadas en este trabajo. En el Anexo 5 se muestra la relación de cada una de las variables Rorschach que han mostrado una asociación estadísticamente significativa con el Factor 1 («integrado-reparativo vs paranoide-esquizoide») de la KPDS. Un total de 10 ítems del Rorscharch explican un 57,02% de la variabilidad de dicho factor. Todos ellos tienden a elevar la puntuación total de Factor 1 (coeficientes beta positivos). El ítem del Rorscharch que muestra una varianza parcial mayor es el «L > 0,99» (11,71%) seguido por el «(H) + (A) + (Hd) + (Ad) > 3» (9,43%). Por otra parte, el Anexo 5 muestra también que un total de 3 ítems del Rorschach explican un 22,91% de la variabilidad del Factor 2 («superego flexible vs superego rígido») de la KPDS. De ellos, dos elevan la puntuación del factor (coeficientes beta positivos) y uno la disminuye (coeficiente beta negativo). El ítem (H) + (A) + (Hd) + (Ad) > 3 explicaría un 11,68% de la varianza total del Factor 2. Además de relacionar los factores resultantes con las variables Rorscharch, también se ha estudiado el comportamiento de los factores entre tres grupos diagnósticos del DSM-IV. La media del Factor 1 («integradoreparativo vs paranoide-esquizoide») para cada uno de los grupos es de: 2,34 (SD = 0,44) para el grupo de trastornos neuróticos; 2,74 (SD = 0,30) para los trastornos de personalidad y de 3,31 (SD = 0,39) para los trastornos psicóticos. Existen diferencias estadísticamente significatives entre sus medias (F = 29,38; DF: 2; P < 0,001). Tras el análisis post hoc las diferencias están entre los 3 grupos. Las medias del Factor 2 («superego flexible vs superego rígido») de la KPDS son de 2,32 (SD = 0,46); 2,55 (SD = 0,35) y 2,69 (SD = 0,48), respectivamente. Existen diferencias significativas entre sus medias (F = 5,03; DF: 2; P < 0,01), aquellos grupos que han mostrado una diferencia significativa son el grupo de trastornos neuróticos con el grupo de trastornos psicóticos.

Discusión

Validación interna de la KPDS Tal como hemos descrito en el apartado de los resultados, la KPDS reúne unas condiciones adecuadas para que el análisis factorial sea fiable y satisfactorio desde el punto de vista psicométrico. Los dos factores obtenidos poseen además una notable consistencia interna. Estos datos contribuyen, por tanto, a validar la estructura interna de la escala. Por otra parte, los ítems que cargan los dos factores obtenidos parecen tener un sentido clínico conceptualmente coherente con el modelo teórico que ha inspirado la escala. El Factor 1: «integrado-reparativo vs paranoide-esquizoide» (IR vs PS), contiene 2 ítems que investigan si el sujeto tiene un yo suficientemente estructurado para tolerar o tener conciencia de sus problemas, tratando de arreglarlos realísticamente (KPDS 3) y si tiene capacidad para soportar las experiencias frustrantes, mediante respuestas que implican pensamiento y planificación (KPDS 4). Por otra parte sus ítems KPDS 5, 9 y 10, investigan respectivamente, la identificación proyectiva, el nivel de vivencias paranoides y la ansiedad persecutòria ligada a mecanismos de splitting. Finalmente los ítems KPDS 15, 16 y 17 estudian la cualidad de la relación de objeto, especialmente en sus aspectos de capacidad de cuidar y de respeto a la alteridad. Pensamos que este factor posee una estructura bipolar, especialmente en sus extremos. Así, cuando un sujeto puntúa bajo en el mismo, los ítems del factor estructuran un perfil consistente en un yo fuerte, niveles bajos de disociación y de ansiedad persecutoria y una relación de objeto suficientemente adecuada, lo que supone un buen funcionamiento psicológico del sujeto que nos parece compatible con el concepto de posición depresiva, descrito por Klein (1935). Esto nos ha llevado a denominar esta polaridad como integrada-reparativa (IR). Si el sujeto puntúa alto en el factor, se sitúa en una polaridad que nos indica un gradual pasaje hacia la posición esquizoparanoide. Es decir, una posición emocional debilitada que implica una incapacidad de plantearse los problemas o de buscar soluciones adecuadas a los mismo, además de presentar baja tolerancia a la frustración, una identificación proyectiva de carácter hostil o idealizado, predominio de ansiedad persecutoria, disociación de los objetos en buenos y malos o, en la fantasia del sujeto, fragmentación persecutoria de los mismos; así como pérdida de las capacidades de cuidar o respetar a los objetos de relación. Consecuentemente, hemos denominado a esta polaridad, de acuerdo con la teorización de Klein (1946), como paranoide-esquizoide (PS). El Factor 2, al que hemos denominado, «superego flexible vs superego rígido» (FS vs RS) está constituido por dos ítems (KPDS 11 y KPDS 14) que investigan las características del superyó. Posee igualmente una estructura bipolar. Si el sujeto puntúa bajo en el factor, los sentimientos de culpa tienen un carácter reparador y se ponen al servicio de la toma de conciencia de aquellos problemas que el sujeto siente que ha de arreglar en su propia mente o en su relación con los demás. Hemos denominado a esta polaridad «superego flexible» (FS). Por el contrario, cuando el sujeto puntúa alto en este factor la culpa adquiere un carácter rígido y muy persecutorio. Se trata de una culpa que en su nivel más extremo puede ordenar al sujeto que se aniquile a sí mismo. Hemos decidido llamar a esta polaridad «superego rígido» (RS).

Factores de la KPDS a la luz del test de Rorschach y el DSM-IV-R

Vamos ahora a intentar precisar un poco más el sentido conceptual de los dos factores de la KPDS relacionándolos con el test de Rorschach y las agrupacions diagnósticas DSM-IV-R. Los ítems del Rorschach relacionados con el Factor 1 «integrado-reparativo vs paranoide- esquizoide» de la KPDS son aquellos que describen un sujeto con una organización evitativa de los estímulos presentes en el campo perceptivo «(Lambda > 0,99)», representaciones objetales parciales e irreales «(H) + (Hd) + (A) + (Ad) > 3)», disociación de las emociones mediante defensas de tipo intelectualizador («Intelect > 3»), escasa respuesta a los estímulos («R < 17»), bajo contacto con la realidad («X + % < 0,55»), inmadurez y/o falta de recursos para hacer frente a demandas complejas del contexto social o psicológico («CDI = 5»), presencia de afectos irritativos y pertorbadores que se registran como un sufrimiento psíquico no controlable por el sujeto («Sum SH > FM + m») o bien como excesiva constricción afectiva («Sum C’ > 2»), preocupación excesiva por el propio self» («EGO > 0,44»), una percepción de la realidad distorsionada «(X – % > 0,15) y finalmente con un comportamiento muy adaptado socialmente que en ocasiones puede esconder un trasfondo paranoide («GHR > PHR»). Es decir, ítems que muestran una disociación presente incluso a nivel perceptivo y una relación de objeto muy parcial y muy irreal, aspectos, ambos, que pueden considerarse próximos a la conceptualización kleiniana de la Posición esquizo-paranoide. Si a ello añadimos que el perfil dibujado por el Rorschach supone también un funcionamiento psicológico en el que predomina la falta de contacto con la realidad que implica trastornos del pensamiento, inmadurez y/o falta de recursos para responder a la complejidad del contexto social o emocional y un sufrimiento psicológico que el sujeto debe sufrir sin posibilidades de control del mismo, se configura un entramado emocional, perceptivo y cognitivo que podemos considerar tendente hacia la psicosis. Por otra parte, pensamos que este hecho también queda corroborado si analizamos la capacidad del Factor 1 «integrado-reparativo vs paranoide-esquizoide» para discriminar entre agrupaciones diagnósticas obtenidas mediante criterios DSM-IV-R. En efecto, este factor discrimina de forma estadísticamente muy significativa entre las medias obtenidas por el factor en las tres agrupaciones diagnósticas comparadas. Por otra parte nos parece importante que la puntuación del factor «integrado-reparativo vs paranoideesquizoide» en la agrupación de sujetos con un trastorno psicótico, se sitúa en una media de 3,31 (SD = 0,39). Esta media se acerca a la zona de puntuación alta, es decir más patológica, del Factor 1 (entre 3,5 y 4). Este hecho confirma que en los sujetos caracterizados en el DSM IV-R como psicóticos, el factor «integrado-reparativo vs paranoide-esquizoide» se eleva hacia un nivel elevado de su polaridad esquizo-paranoide, verificándose con ello la psicoticidad característica de esta posición. Por lo que respecta al Factor 2 «superego flexible vs superego rígido» su varianza es explicada por un conjunto de sólo tres variables Rorschach. La luz proyectada por estas tres variables sobre el sentido conceptual del Factor 2 no es tan clara como en el Factor 1. Parece no obstante que para que el superyó del sujeto se desplace hacia su polaridad rígida es necesaria nuevamente la presencia de una relación de objeto parcial e irreal, compatible con una percepción adecuada de los estímulos. En cambio, la presencia de ambivalencia y sentimientos de odio, resentimiento u oposición, parece disminuir la polaridad rígida del factor. De acuerdo con la teoría kleiniana del superyó de carácter rígido o arcaico, éste es considerado como un objeto de carácter muy persecutorio y cruel que queda escindido del resto de la estructura del yo (Klein, 1958). Por otra parte, la conciencia de sentimientos ambivalentes, ha sido descrita, dentro del mismo contexto teórico, como un prerrequisito para que puedan iniciarse procesos de caràcter reparador, cuando el superyó puede integrarse al funcionamiento global del yo. La capacidad de «superego flexible vs superego rígido» para discriminar entre agrupaciones diagnósticas DSM-IV-R situándose, en el grupo de pacientes psicóticos, en la media más alta alcanzada por el factor, implicaria una tendencia a la rigidificación del superyó también de carácter esquizo-paranoide, aunque no tan intensa como la detectada por el Factor 1.

Utilidad clínica de estos hallazgos

Los resultados que acabamos de discutir apoyan provisionalment la idea de que la KPDS, como escala de evaluación de la estructura intrapsíquica y relacional del sujeto, parece un instrumento adecuado para estudiar el pasaje de la posición esquizo-paranoide a la depresiva o viceversa. Este hecho nos lleva a pensar que la KPDS puede ser útil tanto en la investigación del «proceso» seguido por el paciente en el transcurso de la psicoterapia, como en los estudios centrados en los resultados terapéuticos finales y su estabilidad después del tratamiento, y ello en diversas modalidades de tratamiento (psicodinámico, conductual-cognitivo, farmacológico, etc.). Parece también claro que el factor «integradoreparativo vs paranoide-esquizoide» es especialmente apto para detectar patología psicótica clínica y también, lo cual nos parece mucho más importante, estados de riesgo de descompensación psicótica, en pacientes que no han tenido todavía su primer episodio psicótico. También nos parece que puede tener mucha utilidad para el clínico complementar la información obtenida por la KPDS con la información derivada del test de Rorschach, dado que éste agrega variables cognitivoemocionales que pueden tener interés en la comprensión de algunos mecanismos de carácter defensivo en los pacientes que siguen un proceso psicoterapéutico. La KPDS, a su vez, nos parece que puede enriquecer los análisis realizados mediante el test de Rorschach ya que puede contribuir a contextualizar algunas de sus variables en la estructura intrapsíquica y relacional dinámicamente conceptualizada por la KPDS.

Limitaciones del trabajo

Finalmente, el lector tendría que tener en mente, al leer este trabajo, que su principal limitación metodològica deriva de una muestra con un número relativamente pequeño de sujetos. Ello ha obligado a realizar agrupacions diagnósticas con criterios DSM-IV-R, en cierto sentido artificiales, que además han sido obtenidas mediante criterios meramente clínicos. El tamaño relativamente pequeño de la muestra también debilita la potencia de los resultados obtenidos mediante la regresión lineal, no obstante cabe destacar el carácter extremadamente sugerente de los mismos y su nivel de coherencia conceptual. Debido a ello les otorgamos un valor tan solo provisional y no suficiente todavía para validar la KPDS mediante el DSM IV-R o el test de Rorschach. Ambos instrumentos nos parecen, en cambio, muy adecuados para discutir el sentido conceptual de sus dos factores.

Agradecimientos

Esta investigación ha sido financiada por el Research Board de la Sociedad Psicoanalítica Internacional (IPA). Estamos muy agradecidos a la valiosa contribución científica y de trabajo en el proyecto de: Oliva, M V; Grimalt, A; Miquel, C; Noguera, R; Rueda, M; Viloca, Ll; Piera, M; Madrid, S; Meloni, F; Picañol, M; Escario, L; Mabres, M; Jubany, A; Salamero, M.

Bibliografía

AGUILAR J, MAURI J, SALAMERO M, AMADEI P, BALLO M, BENEITEZ I ET AL. (1996). The Klenian Psychoanalytic Diagnostic Scale (revised version): presentation and study of reliability. Acta Psychiatr Scand; 94:69-78.

BELLACK L (1968). Research on ego function patterns: a progress report. Rating Scales for ego funcions from clinical interview material. In: Bellack L, Loeb L, editors. The Schizophrenic Syndrome. New York: Grune & Stanton, 11-65.

BION W (1962a). Learning from experience. London: Heinemann.

BION W (1962b). A theory of thinking. International Journal of psychoanalysis; 43:306-310.

BRYANT, YARNOLD (1995). Principal component analysis and exploratory and confirmatory factor analysis. In: Grimm, Yarnold, editors. Reading and understanding multivariate analysis. American Psychological Association Books.

FLOYD F J, WIDAMAN K (1995). Factor analysis in the development and refinement of clinical assessment instruments. Psychological Assessment; 7:286-299.

FREUD A, NAGERA H, FREUD W E (1965). Metapsychological assessment of the adult personality: The Adult Profile. Psychonal Study Child ; 20:9-41.

GILL M M, HOFFMAN I Z (1982). A method for studying the analysis of aspects of the patient’s experience of the relationship in psychoanalysis and psychotherapy. J Am Psychoanal Assoc; 30:137-168.

GRONEROD C (2003). Temporal stability in the Rorschach method: A meta-analytic review. Journal of Personality Assessment; 80, 3: 272-293.

HAIR F, ANDERSON R E, TATHAM R L, BLACK W (2001). Análisis Multivariante. 5 ed. Madrid: Pearson.

HILLER J B, ROSENTHAL R, BORNSTEIN R F, BERRY D J R, BRUNNELL-NEULEIB S (1999). A comparative metaanalysis of the Rorschcach and MMPI validity. Psychological Assessment; 11: 278-296.

HOBSON R P, MATTHEW P H, VALENTINE J D (1988). Objectivity in Psychoanalytic judgements. British Journal of Psychiatry; 173: 172-177.

HOROWITZ M J (1979). States of Mind: Analysis of Change in Psychotherapy. New York: Plenum.

JONES E, CUMMING J D, PULOS S (1993). Tracing clinical themes across phases of treatment by a Q-set. In: Miller N, Luborsky L, Barber J, Docherty J, editors. Psychodynamic Treatment Research: A Handbook of Clinical Practice. New York: Basic Books, 14-36.

KLEIN M (1935). A contribution to the psychogenesis of manic-depresive states. International Journal of Psychoanalysis; 16: 145-174.

KLEIN M (1946). Notes of some schizoid mechanisms. In the Writings of Melanie Klein, Vol. 3: 1-24. London. Hogarth Press.

KLEIN M (1952). Some theoretical conclusions regarding the emotional life of the infant. London: Hogarth Press.

KLEIN M (1958). On the development of mental functioning. International Journal of Psychoanalysis; 39: 84- 90.

LANMAN M, GRIER F, EVANS C (2003). Objectivity in psychoanalytic assessment6 of couple relationships. British Journal of Psychiatry; 182: 255-260.

LUBORSKY L, CRITS-CRISTOPH P, MELLON J (1986). The advent of objective measures of the transference concept. J Consult Clin Psychol; 54:39-47.

LUBORSKY L, CRITS-CRISTOPH P, ALEXANDER L,

MARGOLIS M, COHEN M (2004). Two helping alliance methods for predicting outcomes of psychotherapy: a counting signs versus a global rating method. J Nerv Ment Dis; 171:480-492.

MATTLAR C E (2004). The Rorschach Comprehensive System is reliable, valid and cost-effective. Rorschiana; 26: 158-186.

MEYER G J, MIHURA J L, SMITH B L (2005). The interclinician reliability of Rorschach interpretation in 4 data sets. Journal of Personality Assessment; 84, 3: 296-314.

RENNIE (2004). Exploratory and confirmatory rotation strategies in exploratory factor analysis. Accessible en: http://ericae.net/ft/tamu/rota.htm

SANDELL R (1987). Assessing the effects of psychotherapy III. Reliability and validity of «Change after psychotherapy». Psychotherapy and Psychosomatics; 47:44- 52.

SCHACHT T E, BINDER J, STRUPP H H (1984). The dynamic focus. In: Stupp H H, Binder J L, editors. Psychotherapy in a New Key: A Guide to Time-Limited Dynamic Psychotherapy. New York: Basic Books, 65-109.

SCHNEIDER W, BUCHEIM P, CIERPKA M, FREYBERGER H J, HOFFMAN S O, JANSSEN P L ET AL. (1995). Development of a model of operational psychodynamic diagnosis. Psychother Psychosom Med Psychol; 45(3-4): 121-130.

TELLER V, DAHL H (1986). The microstructure of free association. J Am Psychoanal Assoc; 34:763-798.

VIGLIONE D J (1999). A review of recent research addressing the utility of the Rorschach. Psychological Assessment; 11: 251-265.

WALLERSTEIN R S (1995). Psychotherapy research and its implications for a theory of therapeutic change. A forty-year overview. Psychonal Study Child; 49:120-141.

WEINRYB R M, RÖSSEL R J. KAPP-KAROLINSKA PSYCHODYNAMIC PROFILE (1991). Acta Psychiatr Scand; 83(363):1-23.

  • Encontrarán las tablas correspondientes de este artículo en el PDF adjunto.